miércoles, septiembre 14, 2005

Benditas miserias cotidianas. No me redimas, que yo no lo haré (No intenten escindir la realidad de la ficción).

chuang tzu

Me levanté mas temprano de lo acostumbrado. Alejandrita dormía profundamente,  a pierna suelta.
Puse  la  Beethoven   a bajo volumen, y mientras se transmite el divertimento matinal, me afeito. Me corto donde casi siempre me corto. "Cómo se juntan los años tras de mí" , ya rezaba una de mis canciones hace 10 años, imagínense como se juntarán hoy día. Me estoy acostando muy tarde, mañana lo arreglo, dijo el de la dieta. Huevos revueltos con jamón, café con leche con tutti materia grasa,sin culpa, sin complejos, todo se precipita vertiginosamente y Alejandra ya esta, somnolienta, vestida como  princesita para otro gran día de pre-kinder. Sus ojitos celestes, penetrantes, fulguran entre " yapo, papá, hace frío" y "no quiero ir hoy".
El deber ser se impone una vez mas ( De pronto alguien dirá: y pa qué tanto??) y al salir de nuestra morada, la bofetada matinal de frío nos remece. Ella esta cubierta cual esquimal agringado,mas colorada aun con el frío, gorro, cuello, todo su ajuar, y a poco andar exige: "!A caballito!!! ¡A caballito, pucha!!!" Comienza el diario chantaje, y al emerger las primeras notas de sollozo, cedo. De puro cómodo. Arriba, y nos vamos a caballito, ella felíz contemplando el mundo batante más arriba que su dimensión habitual...Llegaríamos a buena hora al colegio, son ultra rígidos en esa materia, ya me pasaba rollos, la otra vez por atrasarme 10 minutos en el horario de retirarla, llamaron a toda mi parentela por yo tener batería baja, al llegar ya me habían enfrentado a todas mis culpas presentes y pasadas mis padres, mi hermana y mas gente por ahí, llegué como un insecto tembloroso al colegio, le pregunto a la tía, oiga, córtela, me atrase 10 minutos, nunca lo hago. "Por eso mismo", replicó, estabamos preocupadas, porque como ud. nunca se atrasa..."  (Suspiro, digamos , lanzo un bufido...).

En eso reacciono bruscamente y del interior, de retroalimentarme con un suceso ya pasado, ido, algo que ya fue, pasó a una realidad actual, presente y cotidiana: ya voy llegando al colegio, todo estará bien, una vez más cumplí, porque yo no puedo fallarle a este mundo, porque este mundo es y será implacable con Waghorn, porque me puede pisotear y echar a la parrilla en carne viva, pero yo, ...¡¡Ni una se me perdona!! Sí señores, mi vara de medir es la vara de un robot programado a la eficiencia, la vara de un neo nazi ultracondicionado, una vara que llega a la estratósfera. Ya me atrasé como 20 minutos pero de entrada, cómo es posible, ¿Cometí algún error? ...Esta vez si que no me perdonan, al tercer atraso me quitan ciertos beneficios, y antes que la tía diga nada, Alejandrita aun a caballito, expectante, digo a la tía:  "Ahora ud. me va a escuchar, sí, muy seriamente, que se ha imaginado ¿ Usted cree que uno es un androide?
Usted más que tía parece un superior de cuartel, y me cuadro irónicamente (Sé bien que en mi país reclamar es pecado, más que eso, es casi ilegal, aunque uno reclame con carita de cordero degollado: reclamar es anatema)... mientras la gente me mira y dice "pobre hombre, eso es stress laboral", que stress laboral, si hace varios meses que estoy dedicado casi enteramente a la música en vivo, a los shows, al espectaculo, a los pubs, eso relaja, de que stress me hablan,  vejetes entrometidos, yo estoy muy bien, ni siquiera he tomado, miren, si quieren les hago el cuatro, la Alejandra empieza a reirse, ya cree que es otro de mis juegos, otra pallasá mas del papá, de qué stress me hablan...¿ Acaso saben ustedes, mequetrefes, lo que es realmente stress? Yo les voy a decir. Stress (ver concepto)  es llegar, como me pasó hace un año y medio, a uno de tus locales comerciales y ver que está totalmente desmantelado, pues tu "socio" engañó a los vendedores diciendo que tenía un "inventario extra" y se llevó todo, absolutamente todo, para pagarse del capital que inyecto en un día que maldigo en mi otrora empresa de celulares, al ver que esta se desmoronaba, porque nos robaban, día y noche, todos los vendedores, sí, absolutamente todos, y después querían que les subiéramos el sueldo, en qué malnacida idea estuve por formar una pequeña empresa de ventas de celulares? ¿¿Ah??
En eso, cuando el caos parece dominarlo todo, justo antes de estallar mi cabeza, siento un ruido molesto, constante, persistente, una vibración, monótona, monocorde, temida a veces, odiada otras, pero siempre necesaria.

Había olvidado desconectar la alarma de mi celular, todo es mañana, Alejandra duerme profundamente, son recién las 7 AM  y hoy no hay colegio, porque es Sábado.

Moraleja a los padres: no comas mucho revoltijo los Viernes por la noche.

1 comentario:

paredro dijo...

vaya sus dialogos siguen siendo dificiles de dijerir, pero el consuelo es que sigue siendo uste.
No se preocupe todos tenemos nuestros fantasmas, yo fui casi dueño de un supermercado y termine de Garzon de restaurant buscando un alivio a tanta pesadilla, al principio resulto, pero luego igual me estresse y heme aqui divagando entre la nada.