jueves, septiembre 08, 2005

Absurdo absoluto a bordo de Nos-Independencia.


Hoy ha sido un día movido.

Jamas imagine que, de viaje transversal por esta gris capital fuera a vivir un espectaculo rayano en lo absurdo,pero tambien pictórico a rabiar.

A poco andar mi recorrido, batiéndome entre una complicada lectura, de fondo un motor casi insufrible, averno y decibeles sobredimensionados, y el infaltable (pero necesario) desfile de oiga llévele esto y lo otro, por engargo directo de la  Importadora Copacabana  (¿Dónde quedará?),  rumbo a una audición para presentar algo de mi música, a tono con el mes patrio, música-chilena-es-buena, sube nada menos que un colega, pandero en mano y todo, a interpretar musica sound o reggaeton, "no quiere decir que pa la cama voy" , ente importado de Africa, lo crean o no.

La presentación fue monótona hasta caer en lo monocorde, que finalmente refuerza con  un discurso : que su casa se quemó y debe reconstruirla que  está sin pega y una disertación sobre la apnea.

 Absolutamente todos (Menos yo, no me hagan sentir una bazofia), sí, todos sacan su moneda y el tipo antes de como se suponía, bajarse cargaditos los bolsillos, sube por error un duo de folkloristas, el Sr.conductor no dice nada, jefe una cantaíta, asiente con la cabeza ("de pequeños pecados se hacen grandes crímenes") y comienza, mientras el anterior Soundman se sienta al final, ya relajado, a contemplar el desastre que se avecina ( Ignoro porque no se bajó), y empieza una buena, buenísima y limpia presentación guitarra charango, a dos voces, sobre Violeta Parra.  Realmente se ve ensayo, porqué no decirlo, arte, esa que se moldea a pulso, y que puede ser muy nuestra tambien, y esa geografía humana, al finalizar los últimos acordes, comienza a desplomarse luego de los clásicos y no menos correctos "el aporte es voluntario"...evidente respeto, tal vez demasiado para muchos, ya acostumbrados y cauterizados por la viveza y el trabajo sicológico que a veces parece ser conditio sine qua non de la supervivencia...y nadie les da nada, ni un solo cobre.  Urgo en mi bolsillo y no puedo dejar de extenderles una moneda de 500, solitaria y aguardando ser noblemente inmolada, sacrificada en aras de la reivindicación.  Cuando ven que nadie les da, solo yo, se emputecen empiezan con un discurso de mis amigos me dijeron que es mejor en este pais cantar musica de afuera, porque lo nuestro realmente no se valora, yo, incorregible de los altavoces cuando hay que dicir las cosas,levanto la voz y concuerdo plenamente con ellos, me molestó mucho la situación. Justo despues del amargo y sentido discurso , heridas aun abiertas, el hombre-sound levanta la voz, y con los bolsillos llenos, les echa la pura aniñada al mas puro estilo del coa, y que te pasa de la de tu madre, querí que te corte a voh también, y la gente, al ver el rosario de este fallido artista, y la inminente batalla campal entre los dos folcloristas  y el hombre pandero, comienza a intervenir.  


 "¡Devuelvan la plata!" grita un despistado desde atras, todo el mundo ríe y aquí, como es clásico en nuestro paraíso cono-sureño, no ha pasado nada.

Había triunfado el espíritu sobre la materia.

1 comentario:

Jaime dijo...

Y como salvó el pellejo compadre? Ja ja ja
James